Contraseña:
 Recordarme
CIENCIAS RELIGIOSAS
¡Escribe aquí o crea el tuyo!
Crear_grupo_nuevo

TABITA, LA DISCÍPULA VERDADERA HECHOS 9, 36-42 Recomendar

Fotochico

TABITA, LA DISCÍPULA VERDADERA

HECHOS 9, 36-42

Esta historia vista desde la hermenéutica feminista cobra un valor significativo, ya que, permite resaltar las cualidades de una persona que tiene nombre como Tabita, que se caracteriza por ser una mujer generosa, espléndida, comprometida en la causa de los más necesitados y justamente a ellos les dedica su vida para una renovación y restauración, ya que las personas que ella se ocupa son las viudas, éstas si no tienen hijos lo más probable es que pasen muchas necesidades e incluso llegar hasta la muerte por inanición, en cambio, Tabita dedica su vida a ellas, las protege, las viste y saca a adelante a estas mujeres que veían en Tabita su ángel.

Entre tanto, cuando se lee y se observa el pasaje citado de Tabita, como la Escritura fue escrita desde lo patriarcal, desde el punto de vista del hombre, siempre ocupando el papel determinante a veces se tiende a desviar la atención y se resalta más el milagro obrado por Pedro y la figura varonil de Pedro acalla o lleva al silencio a la discípula Tabita.

Aquí concuerdo con la escritora Ivoni Richter Reimer en su libro “Vida de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia” cuando afirma: “intento dejar que Tabita sea el personaje central que ella fue. Quiero darle la atención que le es debida, a fin de no empobrecer, aún más, su memoria, y con eso, nuestra propia historia”.

Entonces es determinante poder decir que Tabita no está sola, no está aislada, ni solitaria, ella vive en comunidad, en su casa, ciertamente su casa se constituye en lugar de culto, donde se comparte la palabra de Dios, se hace la oración, se comparte el pan en fraternidad, en solidaridad, en igualdad y allí aparecen seres humanos que algunos han olvidados, y son precisamente las viudas y también algunos hombres, que importante es Tabita para todos ellos, pero a veces la historia quiere olvidar a una verdadera discípula, es necesario resaltar la figura de una mujer como Tabita que engrandece el ministerio femenino que ejerce justamente Tabita, y que no era sólo cuestión que en las primeras comunidades cristianas era los hombres los que desarrollaban esta acción ministerial, sino que, una mujer de grandes cualidades como Tabita ejercía su ministerio, él cual era reconocidos por las viudas que la veían como su líder en la formación religiosa.

Tabita vive en Jope, ciudad portuaria, en un tiempo para el año 66 d.C. sirvió de resistencia judía contra los romanos y en dicha guerra murieron cualquier cantidad de hombres judíos que dejaban una estela de mujeres viudas y con razón el producto de esa masacre fueron los romanos con su violencia inusitada. Para aquel entonces los recuerdos estaban en la memoria de las personas que escuchaban, oían y leían estos acontecimientos.

El texto citado resalta de entrada que en dicha ciudad vivía una discípula llamada Tabita, y aquí es necesario resaltar esta cualidad de discípula que significa que no es la única, sino que lo que hay es cualquier cantidad de mujeres que son discípulas que transmiten y dan testimonio sobre Jesús de Nazaret.

El nombre Tabita es de origen judío y significa “gacela”, es interesante destacar que en la literatura judaica, este nombre era dado, preponderantemente, a personas esclavas. El texto no describe el estado civil de Tabita como tal, no se sabe si ella es virgen o viuda, tal vez, con el fin de amarrarla al sistema patriarcal donde siempre ligan a la mujer a un hombre y solo así es que puede figurar, en este caso es diferente, lo que resalta el escritor bíblico es que la función que ella hace junto con las obras sociales y misionera es fundamental, ya que ella organiza en su propia casa una comunidad en la cual ejercía funciones de líder, tanto por medio de la palabra como por la acción, que grande es esta mujer Tabita, en buena hora aparece esta mujer para aliviar las penas y dolores de mucha gente en Jope.

El texto nos dice que ella es rica en buenas obras y en acciones de misericordia. La exégesis dominante redujo la historia y la situación de la discípula Tabita a repartidora de limosnas, es decir, la palabra griega eleemosyne poiein como “dar limosnas” es decir dar algo de lo que sobra, que es una práctica de personas mejor situadas, y esto no es ningún servicio ya sea de su parte o para los que reciben. Ese es el sentido, en el que tradicionalmente se lee la historia de Tabita.

Sus “buenas obras” son reducidas a la entrega de ropas a las viudas, incluso se piensa que era una mujer rica que repartía sus ropas usadas a la gente pobre. El texto, sin embargo, no está diciendo nada de todo eso.

En 9, 39 se deja constancia que las viudas mostraban las túnicas y mantos que Tabita había hecho cuando se encontraba en medio de ellas, esto demuestra que Tabita las confeccionó con sus propias manos, o sea  que aquí se trata de tejerlas, de preparar los paños, trabajo duro, realizado por mujeres. En lugar de vender el fruto de su trabajo, Tabita lo compartía con las viudas que estaban con ella.

Aquí el texto permite, inclusive, decir que Tabita no realizaba su trabajo solita, de manera asistencial, sino más bien que el propio grupo participaba en esta tarea junto a ella.

La “buenas obras” esta expresión es amplia y abarca acciones, es decir, desde visitar a enfermos, brindar hospedaje a forasteros, asistencia a funerales y consolar a los deudos, combinada con la práctica de dar limosnas.

Hay que destacar que las acciones de misericordia que se encuadran en la práctica de la justicia, no sólo era ejercitado por las personas económicamente hablando, sino que, en el Nuevo Testamento testifica que esta praxis era realizada por personas más pobres como por ejemplo la ofrenda de la viuda pobre (Lc 21, 1ss).

Lo importante en Tabita es que su nombre quedó grabado en la memoria colectiva de las primeras comunidades cristianas y no se perdió su lucha, su entrega por los más débiles, se preservaron su hechos, sus acciones con el propósito de estimular e incentivar a otras mujeres y hombres a la práctica del discipulado de Jesús con el ánimo de compartir el fruto del trabajo y la enseñanza de la Palabra con las personas más necesitadas.

El relato bíblico habla de la muerte de Tabita, donde su cuerpo había sido preparado para su entierro; más la gente de la comunidad, cuando oyó hablar de Pedro y de las acciones realizadas por él en la vecina ciudad de Lida, le enviaron mensajeros para que viniera a Jope, fue cuando Pedro se dispuso ir a Jope a ver el funeral de Tabita y cuando llega encuentra a la gente llorando la muerte de Tabita, las viudas vestidas con los vestidos confeccionados por Tabita, hablaban de sus cualidades, sus virtudes, sus favores, su entrega, su pasión por los necesitados y marginados de su época.

A su vez, Pedro conmovido por todo lo que sucede, lo que hace es sacar a todas las mujeres, se pone de rodillas, ora a Dios, luego habla y dice “Gacela, levántate” y en ese momento Tabita revive y se levanta del lecho de muerte, esto fue notorio en toda la ciudad y se difundió la noticia, aquí sucede el hecho donde intervienen terceras personas que tienen esperanza, fe para que la intervención de Dios se deje sentir en su pueblo, pero a la vez, es necesario que el agente directo con su presencia y la relación íntima entre la persona fallecida y al grupo al que pertenece esta empatía permita que la acción salvífica de Dios se deje sentir poderosamente para obrar proezas y maravillas en el maravilloso nombre de Jesús de Nazaret, el milagro obrado cambió la normalidad de esa población, ahora todos estaban enterados de lo que había hecho Dios por medio de Pedro como su agente o servidor del Reino o Reinado de Dios para que se expandiera el mensaje y testimonio de lo que Dios ejecutaba dentro del plan divino para salvar a sus hijo e hijas.

REFERENCIA

Richter Reimer, Ivoni. (2003). Vida de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia. Una exégesis feminista de los Hechos de los apóstoles. http://sga2.claretiano.edu.br/eadESP/salavirtual/index.htm

Publicado el 26 de Septiembre de 2012 , por Arturo Rafael Real Peralta, 2083 visitas

Ir al grupo: CIENCIAS RELIGIOSAS

Debes estar registrado para dejar un comentario. ¡Regístrate gratis!

Imagen  de Jmm (Ojo Cínico)

Jmm (Ojo Cínico) el 26 de Septiembre de 2012

Allí estaba quien lo vio y aquí quien lo contó.

Últimas publicaciones en este grupo
Miembros del grupo Todos (2)
Fotochico
Imagen  de Juan Francisco Murillo Sosa
kolecta-crear-bote-online

Información

Creado el:

26/09/2012

Privacidad:

Grupo público

Participantes:

2 miembros

Publicaciones:

11 artículos

Categoría:

Religión

Estado:

Unirme al grupo

Contenido:

Denunciar grupo

cerrar publicidad

Grupos destacados
Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo

Imagen de grupo